El desarrollo de la autonomía en los peques es fundamental para que crezca de manera adecuada y se convierta en un adulto sano. Así pues, el trabajo sobre la autonomía se convierte en uno de los principios más importantes dentro de la corriente de la disciplina positiva, ya que proporciona a los peques las herramientas necesarias para tener un desarrollo general óptimo.

¿Cómo fomentar el desarrollo de la autonomía con los peques?

La autonomía se debe desarrollar de manera gradual, sin prisas. Hay que dar a los peques todo el cariño que merecen y llenarnos de paciencia con ellos. Poco a poco, irán adquiriendo las estrategias y las implementarán en su vida cotidiana. Vestirse solo, ayudar en casa con pequeñas tareas, recoger sus juguetes… Todo ello va preparándolo para la vida adulta. Se creará en ellos un sentido de la responsabilidad y adquirirán, cada día más, un mayor grado en su autonomía. Ambos aspectos van de la mano, de manera que trabajando y potenciando uno de los dos, estaremos fomentando el otro y viceversa.

A continuación, os explicamos las distintas áreas con las que podemos trabajar la autonomía. Además, os dejamos unos consejos para conseguirlo.

Áreas para fomentar la autonomía en el niño:

Higiene y auto-cuidado personal:

Se debe llevar a cabo, una vez establecido el control de esfínteres (respetando la maduración fisiológica de los peques). A partir de ese momento, podemos continuar con la higiene en el baño, el lavado de dientes, de manos, etc.

Autonomía al vestirse:

Podemos enseñarles a vestir las distintas prendas en su correcto orden. Una vez adquieran este aprendizaje básico, les dejaremos vestir las prendas que prefiera, siempre y cuando sea de manera adecuada.

Hábitos alimentarios:

Cuando ya saben comer solos y tienen el hábito y la rutina horaria de las comidas, les enseñaremos las normas básicas de la conducta en la mesa. También dejaremos que empiecen a escoger sus propios alimentos en algunos momentos del día (por ejemplo a la hora de la merienda). Siempre teniendo en cuenta el hecho de animarles a comer sano.

Vida en sociedad:

Desarrollar los hábitos sociales es de suma importancia para los peques. Debemos enseñarles el poder de la empatía. Esta es una gran herramienta que ofrecerá a los peques la posibilidad de ponerse en el lugar del otro y, así, actuar de una manera correcta. Podemos, también, enseñarle el poder de la sonrisa, el de la amabilidad y el del respeto que, sin duda, les ayudará a relacionarse en su vida adulta con las personas que le rodeen.

Siguiendo estos consejos, los peques conseguirán adquirir unas habilidades que fortalecerán su autonomía y la seguridad en sí mismo, haciendo que disfruten de una infancia feliz basada en unos buenos valores que pondrán en práctica, sin duda, en su vida adulta.

WeCreativez WhatsApp Support
¡Servicio al cliente!
¡Estamos para servirle!